Inicio

  Quienes somos

  Revistas atrasadas

  Puntos de venta

  Librería Cerámica

  Índice de revista

  Tarifas de publicidad



Venta telefónica
91 884 30 73

 
 

powered by FreeFind

 


Cerámica y ceramistas

CERÁMICA ISLAMICA
 ( 01/10/2018 )


Basta ver un jarrón de la Alhambra o un plato de Iznik para darse cuenta de la autentica dimensión de la cerámica islámica, desde el siglo VII la expansión del Islam fue vertiginosa, llegando a España en el 711, la cerámica de la época sufrió un fuerte incremento de conocimientos, siendo el reflejo metálico su logro más importante.
La cerámica islámica tuvo en Al-Andalus, el mítico territorio soñado por muchos islamistas y que tuvo su apogeo a continuación de la invasión de España en el año 711 de la mano (con espada) de Tariq y Musa. En el artículo sobre la cerámica islámica publicado en el núm. 135, págs. 62 al 65 quedaba claro que la cerámica islámica es la sensibilidad hecha cerámica, destacando las colecciones del Museo Ariana de Ginebra, el antiguo Museo de Cerámica de Barcelona, el Museo Mint de Estados Unidos, el Museo Topkapi de Turquía, las lozas doradas de la Colección Mascort y el Museo Victoria y Albert de Inglaterra, entre otros.
Posiblemente la cerámica islámica más destacada encuentra sus orígenes en España (Al-Andalus) Irán (pág. 33, núm. 80), Siria, Egipto y Turquía, entre otros países. Ciertamente la cerámica islámica es legendaria por su virtuosismo, por unas esplendidas decoraciones geométricas, los diseños naturales de la mano de flores, plantas o vegetales y la muy poética caligrafía, con motivos islámicos e iconografías de las leyendas de esta esplendida civilización. Los relatos de la belleza de la cerámica islámica tienen a poetas como Avicena (980-1037) y Omar Khayyam (1050-1122) su relato más perfecto, el propio Khayyam contaba como el barro golpeado por el alfarero, le recrimina los golpes recibidos recordándole al alfarero que él fue barro en el pasado. Si entramos en Estambul de la mano del escritor turco Orham Pamuk podremos apreciar la gran cerámica del periodo Otomano y muy en particular la cerámica de Iznik (págs. 25 al 28, núm. 140). En la arquitectura tenemos la cerámica mudéjar, donde debemos fijarnos en torres como la de Utebo en Aragón (pág. 95, núm. 104) o la mezquita del Imán de Isfaham de Irán o la Mezquita de Shah Abbas también de Irán (pág. 35, núm. 80), el desarrollo de la mayólica para competir con la porcelana china llevó su tiempo, el uso del estaño, el desarrollo del reflejo metálico fue muy notable, basta con ver un albarelo de Málaga o Manises (pág. 24, núm. 148 o pág. 31, núm. 49) para darse cuenta de su belleza, aunque hablando de belleza nada como un jarrón de la Alhambra (pág. 19, núm. 104 y pág. 20, núm. 147) jarrones que influyeron sobre otros ceramistas modernos como Theodore Deck (pág. 95, núm. 97), el turquesa de los esmaltes alcalinos con cobre son de gran belleza ya sean en una cúpula de mezquita o en un cuenco de Irán del siglo XII (pág. 1, núm. 132), lo que hace, todo ello, percatarnos de la gran importancia de la cerámica islámica.

Antonio Vivas

Fotos, de arriba hacia abajo:

Plato, atribuido a Paterna o Manises. Siglo XVI

Cuenco de reflejo metálico de Kashan, Irán, siglo II-III

Plato de cerámica de Iznik

 


Volver


C/ Guadiana, 38 - 28864 AJALVIR (Madrid) - España | Tels. (34) 918843073 - 650472007 | revistaceramica@revistaceramica.com